eslovaquia-270514.jpg

Si a cualquiera de nosotros nos interesara especialmente saber en qué estado de situación se encuentra la economía de Eslovaquia, lo primero que tendríamos que verificar es de qué forma se vienen vendiendo los coches en todo el territorio europeo. En efecto, en aquel país se suele decir que “cuando los coches van bien, Eslovaquia va bien”, y aunque no es más que una frase, tiene bastante de cierto.

En efecto, si en los últimos días habíamos mencionado que Citroën llevó la producción del C3, uno de sus coches más exitosos, a las plantas que tiene junto con Peugeot en esta nación de Europa del Este, son muchas más las situaciones en las que podemos encontrarnos con fabricantes que deciden llevar el grueso de sus producciones a este país, por una serie de motivos que analizaremos a continuación.

Con sus poco más de cinco millones de habitantes, Eslovaquia es en términos relativos uno de los países que más coches produce en el mundo, en el término de un millón de vehículos nuevos cada año que comienza. Esto se debe, en buena parte, a lo que el mercado llama la “mano de obra hábil, dócil, barata y de sobra” que los trabajadores eslovacos representantes para buena parte del continente, algo que a ellos igual les beneficia pues les da trabajo seguro.

De hecho, muchos eslovacos tienen amplios conocimientos en este tipo de industria por el pasado en la bélica que muchos de sus antepasados, y personas que hoy mismo siguen trabajando, poseen. En fin, un país que ha sabido adaptarse perfectamente a las nuevas épocas, y que además lo ha hecho encontrando un nicho en el que sus habitantes se sienten sumamente cómodos, como peces en el agua.

Vía e imagen: El País