eslovaquia221013.jpg

En los últimos días, un informe internacional se ha propuesto relevar cuáles son los mejores ríos del mundo que podemos encontrarnos para recorrer, y entre ellos obviamente uno de los más destacados fue el Danubio, de forma que nosotros queremos repasar sobre todo lo que sucede con el denominado “Pequeño Danubio”, que se separa del Danubio original en Bratislava.

Lo primero que llama la atención del pequeño Danubio es que, a comparación de las orillas de este río en otras de sus alturas, permanecen poco pobladas. Eso sí, no es que sean menos bellas, ya que la naturaleza que se ubica alrededor suyo le hace ser también una de las partes de su recorrido con una serie de plantas de las más antiguas, y esto es sólo posible porque el hombre no ha entrado tanto en contacto con ellas.

En cualquier caso, siempre que recorras los márgenes del Pequeño Danubio te encontrarás con cabañas, pescadores y molinos de agua que aprovechan la tranquilidad de este sitio para alejarse de la rutina de la concurrida Bratislava. Entre todos los sitios donde los turistas suelen congregarse, en tanto, llaman la atención especialmente las represas, tanto la de Nová Dedina, como la de Tomašov.

El río se navega con canoas y kajaks para aguas detenidas, y una de sus ventajas con respecto a otros que también permiten este tipo de actividades deportivas, es que en todo momento podemos tener claro cuál es su recorrido natural, así que perderse es prácticamente imposible. Si quieres ver los molinos de agua, en tanto, te recomendamos los de Jahodná, Tomašikov, Jelka -museo incluido- y Dunajská Klátová.

Vía: Eslovaquia