61.jpg
Eslovaquia es un país en constante crecimiento y desarrollo que no deja de sorprender a miles de viajeros y turistas con su gran cantidad de propuestas por descubrir. En esta oportunidad, Eslovaquia se abre a un nuevo mercado: el vino.

Es que este espectacular país con hermosos paisajes y propuestas turísticas de arte e historia cuenta con una superficie de viñedo de más de veinte mil hectáreas, convirtiéndose de esta forma en un pequeño productor de vino.

Eslovaquia, destaca por agrupar sus vides en la zona más meridional del país. Pues este país, que compartía con sus vecinos checos y alemanes el buen gusto por la cerveza ahora se propone conquistar a un nuevo público con una elaboración de vino que tuvo su primer impulso por la emperatriz María Teresa, cuyo reinado tuvo lugar entre los años 1740 y 1780, al ser una gran aficionada del sabor de los frutos del bosque de la casta frankovka modrá.

Este hecho, dio lugar a que en el año 1825, Bratislava, capital de Eslovaquia llegará a ser el segundo mayor productor de vino espumoso luego de Francia.

Actualmente, Eslovaquia destaca por producir una media de 34 millones de litros de los cuales exporta alrededor de diez millones de litros a sus países fronterizos como así también a Estados Unidos.

Ahora, los viajeros tienen una nueva propuesta en este país que no deja de sorprender, con una excelente selección de vinos que podrá degustar en compañía de los mejores platos de la gastronomía eslovaca.

Vía: El Mundo Vino
Imagen: La Vanguardia