eslovaquia-280514.jpg

El primer ministro eslovaco, Robert Fico, se mostró sumamente disgustado en las últimas horas con el modo en el que la Unión Europea define sus sanciones en relación con las relaciones que los demás países puedan sostener con Rusia desde que se desatara la crisis de Ucrania. Desde luego, se trata de una serie de comentarios que no han sido recibidos demasiado bien tampoco en los países fuertes del continente.

“Los países de Europa occidental continúan firmando acuerdos con empresas rusas, a pesar de estar amenazando con nuevas sanciones al Gobierno de Moscú, y es una hipocresía”, ha señalado el Presidente de Eslovaquia en tal sentido, en medio de una conferencia de prensa que fue pedida por él mismo para hablar sobre esta situación que tanto disgusta a la enorme mayoría de los países de Europa del Este.

“Francia tiene previsto vender a Rusia buques de guerra. Estamos hablando de la forma de garantizar la seguridad energética de Ucrania, y tomamos las decisiones claves en el Consejo de la UE mientras que Gazprom firma contratos sobre el gasoducto South Stream con empresas alemanas, francesas e italianas”, siguió ejemplificando Fico, en una serie de palabras que han obtenido eco en el resto del planeta.

Además, con el paso de las horas del Presidente de Eslovaquia recibió también apoyo de algunos de sus principales compañeros de la región, entre los que podemos mencionar por ejemplo al primer ministro checo y su homólogo húngaro, Bohuslav Sobotka y Viktor Orban, quienes señalaron que son países como los suyos los únicos que están perdiendo oportunidades a partir de la crisis en Ucrania, y no los europeos considerados “fuertes”.

Vía: HispanTV
Imagen: Forward