4.jpg

El Parque Nacional de los Tatras, uno de los más concurridos parques naturales, ubicado en Eslovaquia, es el más antiguo de ellos, creado en 1948. Posee un paisaje rico en vegetación que ofrece un espacio tranquilo y factible de relajación para quienes están en la búsqueda de la paz que ofrece la naturaleza, uno de los mejores parques que podrás ver en tus vacaciones por Europa.

Dentro del Parque, se encuentra “Las montañas de los Altos Tatras”, cuyo aspecto es comparable a una gema incrustrada en el centro de valles y depresiones. Debido a que el paisaje que las rodea es acentuadamente más pequeña en altura, en ocasiones y de acuerdo a las circunstancias del clima, el relieve de las montañas es posible de observar desde decenas de kilómetro de distancia.

Otro de los encantos naturales del parque son las Cataratas, uno de los sitios más visitados por turistas de todo el mundo, que eligen acercarse a la colina de Necerk, que se encuentra mejor conservada y donde está escondida para aventura de los visitantes, la catara de Kmet con tres fantásticas caídas, siendo con sus 80 metro la maravilla acuática más grande de Eslovaquia.

Asimismo, y para quienes lo prefieran, se hallan las aguas termales, otra riqueza de la zona de los Tatras, con abundantes minerales naturales. El origen de las aguas termales se inicia en la actividad tectónica que aun se encuentra activa. Para quienes quieran recurrir a ellas, hay tres fuentes en Starý Smokoved, donde la más reconocida es la fuente Csaky.

Imagen: Polonia-em