610.jpg
Como sabemos, Eslovaquia es un país con una amplia diversidad de sitios más que interesantes para quienes gustan de apreciar las atracciones naturales. De hecho, las cuevas son uno de los principales intereses que eligen los visitantes para observar.

Por tal motivo, haremos relevancia en algunos datos muy curiosos e interesantes que despertarán aun más su interés a la hora de elegir a Eslovaquia como su destino turístico. Puesto que las cuevas eslovacas han establecido en el mundo records insólitos que llaman sumamente la atención de los visitantes.

Es así como el sistema de cuevas de Demanová con más de 35 kilómetros se constituyó como las cuevas más grandes de Eslovaquia. Mientras que el segundo lugar, con más de 21 kilómetros, lo ocupa el sistema Stratenská Jaskyňa – Psie diery.

Por otra parte, el lugar de la cueva más profunda con casi 500 metros de profundidad, lo ocupa Hipmanove Jaskyne. Siendo el paso subterráneo más grande la casa de cuentos de la Stratená Jaskyňa, con aproximadamente 192 metros de largo, un promedio de 46 metros de ancho y 11 metros de altura; en total, posee un área de 9.040 metros cuadrados y un volumen de 79.017 metros cúbicos.

De esta manera, cabe destacar que la mayoría de las cuevas eslovacas poseen hielo, ya sea de modo permanente u ocasional, sin embargo, la mayor cantidad de hielo se encuentra en Dobšinská ladová Jaskyňa con más de 110.100 metros cúbicos de hielo. Asimismo, cabe destacar que se trata de una de las cuevas de agua sólida más grandes del mundo, teniendo en cuenta que se encuentra a una altura de más de 900 metros. Además, fue la primera cueva en ser iluminada con electricidad en el año 1887.

Por otro lado, encontramos habitantes dentro de estas cuevas que llaman asombrosamente la atención. Pues no se trata de humanos que hayan elegido este sitio como su hábitat natural, sino de murciélagos que han elegido a Domica como su casa, habiéndose encontrado en ella alrededor de 16 especies de estos.

Vía: Eslovaquia
Imagen: Viaje a Europa del Este