eslovaquia7.jpg

El vino es una de las bebidas más simbólicas que tiene el pueblo eslovaco, y como tal, una de las que más podemos disfrutar cuando nos encontramos en estas tierras siendo turistas, al punto de que en los últimos años, se ha desarrollado especialmente un camino para seguirle el rastro, la denominada “ruta del vino de los Pequeños Cárpatos”.

En concreto, se trata de un precioso recorrido por alguna de las mejores laderas del sur de los Pequeños Cárpatos, como se denomina a la zona, en la que podemos encontrarnos con sitios realmente espectaculares para el cultivo de la vid, donde se producen algunos de los mejores productos de Europa en este sentido.

De hecho, la región vinera de los Pequeños Cárpatos es la más grande de Eslovaquia, y comprende algunas ciudades simbólicas, como por ejemplo Bratislava y Trnava, además de otras mucho más pequeñas, en las que podemos encontrarnos fincas de relieve internacional, como en los casos de Svaty Jur (San Jorge), Pezinok y Modra.

Incluso, es de destacarse que más allá de la ruta del vino en sí misma, donde se encuentra esta bebida podemos dar también con una increíble gastronomía, y algunas de las mejores preparaciones de Eslovaquia en tal sentido, además de una serie de paisajes que justifican ampliamente desarrollar este circuito durante un par de jornadas.

Vía: Eslovaquia
Imagen: Bratislava Sight Seeing