eslovaquia2.jpg

Conocer las principales vías de transporte es uno de los puntos que pueden asegurarnos el éxito en nuestras vacaciones cuando pretendemos alejarnos lo suficiente de la zona en la que habitamos el resto del año. En el caso de que tu destino sea Eslovaquia, no podemos dejar de recomendarte que eches un vistazo a este serie de elementos, para que siempre los tengas en cuenta.

Por ejemplo, para ingresar al país, la mayoría de las personas lo hacen por vía aérea, y para ello contamos con tres aeropuertos entre los más importantes, los de Bratislava, Košice y Poprad, siendo todos gestionados por la “Administración Eslovaca de Aeropuertos”, y registrando el primero de ellos, cerca de 20.000 viajes cada año.

Si llegas por puerto, en tanto, tienes que saber que existen dos puertos fundamentales para ingresar a Eslovaquia, ambos por el Danubio, los de Bratislava y Komárno, que prometen una extensión, ya dentro del territorio eslovaco, de más de 170 kilómetros navegables.

Una vez ya en el país, uno puede trasladarse mediante las carreteras o los ferrocarriles. En el caso de las primeras, cuentan con una extensión superior a los 17.000 kilómetros, con casi 300 de autopistas. En el segundo de los casos, las redes de ferrocarril poseen una longitud de 3.665 km, de los que 1.535 km están electrificados.

Vía: Eslovaquia
Imagen: Viaja Blog