eslovaquia250114.jpg

La perdedora feliz. Esa podría ser una buena descripción para la eslovaca Dominika Cibulkova, finalista del primer Grand Slam de la temporada de tenis, y quien cayera en la final de dicha competencia ante la china Li Na. El caso es que Cibulkova jamás pensó que pudiera alcanzar ésta fase del evento, y por eso se mostraba tan sonriente como la ganadora a la hora de las premiaciones luego del encuentro de este sábado.

Cibulkova, a pesar de que culminó un apretado primer set con un colapso en el segundo por 7-6 6-0, se mostró durante las dos semanas de competencia en el que probablemente haya sido hasta ahora el mejor nivel de toda su carrera. A sus 24 años de edad, la chica se encuentra ahora ubicada entre las mejores 15 jugadoras del circuito femenino, cuando antes del abierto de Australia estaba unos diez escalones por debajo.

“Iba por sus disparos. Era imposible para mí hacer algo y ser agresiva” porque ella estaba jugando realmente muy bien, señaló la misma Cibulkova a los medios de prensa luego de finalizado el compromiso último de la competencia. Eso, luego de vencer a algunas rivales de peso, como por ejemplo Maria Sharapova, Agnieszka y Radwanska, todas las cuales aparecían como claras favoritas frente a ella.

“Jugar una final de Grand Slam no es normal, es un gran paso para mi carrera y estaba preparada para afrontarlo”. Lo estuve esperando durante mucho tiempo, y ahora quiero seguir al 100% y poder mantener el ritmo que he demostrado aquí en Australia”, indicó la propia Cibulkova al ser consultada por las expectativa que tiene de cara a la continuidad de la temporada.

Vía: The Australian
Imagen: Telegraph