gastronomia-eslovaquia-25.jpg

Una de las cocinas más interesantes del mundo -y aún por descubrir- es la cocina eslovaca. En su esencia, no varía a través de su territorio y no ha sufrido grandes influencias de sus vecinos a través de los años. Los ingredientes que utiliza no son sofisticados sino mas bien restringidos a los que se obtienen en la región.

Los alimentos más tradicionales de la cocina eslovaca fueron desde antaño el trigo, la papa, la leche y sus derivados, la carne de cerdo y sus subproductos, obtenidos por los mismos pobladores.

La cocina contemporánea Eslovaca -sin embargo- está ampliamente influenciada por diversas cocinas del mundo y utiliza muchos ingredientes diferentes, especias y alimentos procesados ​​ahora en forma industrial

Algunas de las especialidades de la cocina eslovaca son: las Bryndzové halušky (masa de papas con queso de cabra); las Parené buchty (masa cocida al vapor rellenas con jamón y ciruelas y cubiertas con semillas de amapola, azúcar, mantequilla, crema agria y frutos secos similar a Germknödel austríaca); las Zemiakové placky (panqueques de papas fritos en aceite; el Žemľovka (budín de pan); el Ryžový nákyp (budín de arroz). Entre las sopas, la de arvejas y la de chucrut.

En materia de dulces y postres, destacan las especialidades hogareñas, tales como la Laskonky (masa esponjosa rellena de nueces y crema); el Vajcový koňak (un licor de huevo); la Trdelnik (torta tradicional cocinada sobre fuego abierto).

Ahora bien, no olvidar que en la tradición eslovaca, en caso de ser invitados a comer en casa de amigos, es muy bien recibido llevar una botella de vino en retribución a la invitación!.

Vía: Wikipedia
Imagen: Edelsa