jasna-eslovaquia-25.jpg

Jasná es una locación eslovaca poco conocida, salvo por los amantes del ski y quienes la hayan visitado ya que no la olvidarán fácilmente. Es una pequeña población ubicada en Eslovaquia Central, en la cadena de los Bajos Tatras, parte del municipio de Demänovská Dolina. El resort de ski de Jasna en los Bajos Tatras tiene veinticuatro ascensores, siete aerosillas y tres cable carriles.

En cuanto a sus pistas, cuenta con 34 kilómetros de ellas y la caída vertical máxima es de 996 metros. Las pistas tienen distintos ángulos de inclinación, para la utilización de los esquiadores con distinto grado de habilidad. Comienza con 28 grados para los principiantes, 51 grados para los intermedios y 21 grados para los avanzados.

También hay pistas fuera de circuito, pistas libres con inclinaciones extremas y pistas arboladas y nocturnas, todas adecuadamente señaladas en los mapas de la montaña.

Abundan también las actividades recreativas en los valles y en las áreas vecinas. En los alrededores, se encuentran también los accesos a la Cueva de la Libertad de Demänovská
(Demänovská Jaskyňa Slobody) así como a la Cueva de Hielo de Demänovská (Demänovská ľadová jaskyňa).

Liptovský Mikuláš es la población turística situada en la base de Jasná, donde se proveen los servicios necesarios para los que se alojan en el resort. En materia de alojamiento, abundan los hoteles y restaurants. También hay un albergue que ofrece la posibilidad de alquilar el equipo completo e información para disfrutar plenamente de la región. El pueblo se comunica con Bratislava por tren o por vía aérea a través del aeropuerto de Poprad.

Jasná compite con Cracovia por ser la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

Vía: Wikipedia
Imagen: Pilgrim Tour