58.jpg
La Cueva de Domica, es uno de los paseos históricos y naturales más espectaculares que los viajeros podrán encontrar en Eslovaquia. Este recorrido, asegura una experiencia única, puesto que allí, será posible apreciar una inmensa zona llena de estalactitas y estalagmitas, como también, un río subterráneo.

Además, uno de los intereses más atractivos dentro de la cueva de Domica, tiene que ver con los restos de actividad humana que albergan las cuevas, entre ellas, antiguas pinturas. Por esta razón y otras atracciones maravillosas, la cueva de Domica fue establecida como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

En este sentido, esta cueva, probablemente la más bella de todas las que conserva el país eslovaco, recibe cada año alrededor de treinta mil personas.

Además, es preciso señalar que una de las particularidades de la cueva de Domica, es que pertenece a dos países. Pues del lado eslovaco la cueva se llama Domica, y se encuentra situada en el Parque Nacional del Carst eslovaco, mientras que del lado de Hungría, la cueva recibe el nombre de Baradla y se encuentra en el parque Nacional de Aggtelek.

Por otro lado, con respecto a la historia de la cueva, es interesante saber que la misma fue habitada principalmente durante el neolítico por aproximadamente 300 años. Aunque de acuerdo a otros vestigios históricos, está la posibilidad que haya sido habitada hace 40 mil años.

Vía: Eslovaquia
Imagen: Viaje a Europa del Este