eslovaquia-060614.jpg

Las recientes declaraciones realizadas por Barack Obama, el Presidente de los Estados Unidos, acerca de la posibilidad de “aumentar la presencia militar de su país en las naciones miembros de la OTAN”, ha levantado las alertas de medio mundo, y para orgullo de muchos de sus ciudadanos, uno de los primeros en manifestarse abiertamente en contra de esta posibilidad ha sido el máximo mandatario de Eslovaquia, Robert Fico.

En tal sentido, este jueves fueron las primeras comparecencias ante los medios de prensa del Presidente de Eslovaquia respecto a las declaraciones de Obama, y sentó postura desde un comienzo, asegurando que “no puedo imaginar que en nuestro territorio aparezcan bases militares o anti-misiles con personal extranjero”, enviando una orden de advertencia a una nación que suele tomar como propios territorios que no le pertenecen.

Hay que destacar que, de todos modos, Fico aseguró que Eslovaquia, como miembro de la Organización del Atlántico Norte, está preparada y dispuesta a “cumplir con las obligaciones que conlleva pertenecer a la Alianza”, pero que desde luego le parece que el desplazamiento de tropas norteamericanas por su territorio, al igual que en el caso de sus vecinos de la República Checa, debería analizarse detenidamente antes de llevarse a cabo.

Estas declaraciones se suman, además, a las de las últimas semanas por parte del ministro de Defensa checo, Martin Stropnitski, quien aseguró que la idea de presenciar tropas norteamericanas en el territorio de Eslovaquia sería “inadmisible”. En efecto, tendremos que esperar que sucede, pero todo hace indicar que las enérgicas protestas de Fico y compañía podrían lograr que la OTAN no establezca bases militares en su territorio.

Vía: TeleSur TV
Imagen: Peter Hudec