saint-patrick-slovakia.jpg

Los lazos entre Eslovaquia e Irlanda se vienen estrechando en los últimos años. En efecto, la población eslovaca en Irlanda ronda las veinte mil personas. En una reciente entrevista concedida a la publicación “El Espectador Eslovaco”, la embajadora irlandesa en Eslovaquia -consultada acerca de la realidad económica y política de su país- efectuó las siguientes consideraciones: manifestó que la economía irlandesa se ​​ha reestructurado en los últimos años y que Irlanda se ha convertido en un excelente destino para la inversión extranjera ya que logró un aumento en la creación de empresas y la actividad empresarial.

Señaló que el año 2014 será el cuarto año consecutivo de crecimiento económico para Irlanda. Los indicadores económicos siguen creciendo y se siguen creando puestos de trabajo y el desempleo está cayendo. Sin embargo, en 2012 emigraron más personas de Irlanda que las que ingresaron al país, aunque las estadísticas están revirtiéndose. La juventud de la población irlandesa contribuye a ese fenómeno.

Volviendo a la cuestión de los ciudadanos eslovacos que viven en Irlanda hasta se han creado centros educativos en Dublín y Cork para que los niños puedan aprender eslovaco. Los eslovacos han establecido nuevos negocios en Irlanda por emprendedores de esa nacionalidad, entre ellos, los que venden comida típica eslovaca y también licencian la producción de cerveza eslovaca.

Eslovaquia le interesa fuertemente a Irlanda debido a su fuerza de trabajo pujante, su clima de negocios favorable y su calidad de miembro de la eurozona. Lo mismo puede decirse del interés turístico que Eslovaquia despierta en Irlanda, por su cultura, sus paisajes y su hospitalidad. Como símbolo de la fraternidad eslovaca-irlandesa, el 17 de marzo -día de San Patricio- el histórico Hotel Carlton en Bratislava se teñirá de verde durante todo el día!.

Vía: Spectator
Imagen: Wonderful Wanderings