63.jpg

En Eslovaquia el turista se puede encontrar con maravillosos lugares para disfrutar. La variedad climática que ofrece, da chance a deleitarse con distintas actividades, entre ellas, el esquí. Eslovaquia posee alrededor de trece pistas de esquí, entre ellas se encuentra Jasna, un distinguido centro que resulta uno de los lugares más atractivos para los que eligen los deportes extremos.

La pista se encuentra rodeada de un bosque abundante en pinos, razón por la cual las pistas ofrecen la posibilidad de esquiar entre los grandes árboles.

Actualmente, la pista también ofrece una de las instalaciones más grandes, pues se trata de una nueva telecabina, la cual tiene una longitud de casi dos kilómetros con una altura de aproximadamente 320 metros, con una capacidad para cerca de 8 personas, la cual duplica la telecabina que se encontraba allí previamente.

Próxima a esta estación también se encuentra Chopok, divida de Jasna por sólo 100 kilómetros y además cada una de un lado de la montaña. Sin embargo, por los remontes de la zona se puede esquiar de una a otra o también aprovechando la telecabina.

Para llegar a la estación Jasna, el turista puede salir desde la maravillosa ciudad de Bratislava que en tren queda a sólo cuatro horas; o bien tienen la oportunidad de alojarse en un pueblo cercano a la estación llamado Livtosky Mikulas, en el cual hay a cada hora autobuses que se dirigen hacia la estación de esquí.

Imagen: 123RF