eslovaquia11213.jpg

Muchos de los turistas que acudieron en los últimos días a Eslovaquia no podían creer el estar viendo en primera persona la formación de un nuevo atractivo para viajeros. Y es que aunque podría parecer una verdadera película de terror, fue posible visualizar recientemente un rio teñido de rojo en esta nación del este de Europa, concretamente en un afluente que recorre los alrededores de la pequeña ciudad eslovaca de Myjava.

Sucede que a pesar de la preocupación de los vecinos locales, que enseguida llamaron a las autoridades para que les informaran acerca de lo que estaba pasando, y el posterior traslado de bomberos, policías estatales y municipales y técnicos, se determinó que todo se debe a la decoloración de una serie de aguas residuales, sobre todo en zonas en las que las rejillas presentaban estas fuentes de coloración.

Al parecer, todo comenzó cuando un empleado de una empresa local limpiaba contenedores de plástico de una impresora utilizada para la impresión de empaques de alimentos, la mayor parte de los cuales trabajaban evidentemente con el color rojo. Cuando ya no le servían, los tiró por el alcantarillado del patio de su vivienda, que lleva al río principal de la ciudad, sin saber que el mismo se volvería rojo.

La única buena noticia al respecto es que, por suerte, se trata de un río en el que no habitan peces ni del cual se nutren distintas especies animales que pudieran haber sido afectadas por esta problemática. De todos modos, se aseguró que los elementos utilizados por esta empresa de alimentos no eran de ningún modo tóxicos.

Vía e imagen: La Gran época